Publicado en 16-03-2021

Un buen salario es importante, pero es algo que se menciona en muy pocos anuncios de empleo

Hoy en día, hay muchas formas de atraer a los trabajadores. Una de estas formas es utilizando factores de atracción. La Encuesta de Comportamiento en el Mercado Laboral (AGO, por sus siglas en neerlandés) de Intelligence Group muestra que el interés de los factores de atracción difiere no solo dependiendo del grupo objetivo, sino también entre determinados grupos en función del sexo, la edad y el nivel educativo. También se constató que, frecuentemente, no se mencionan los aspectos más valorados por los trabajadores.

La encuesta indica, entre otras cosas, que:

•  Cada vez son más los empresarios que mencionan el salario en las ofertas de empleo;
•  Un buen salario, un contrato indefinido y un buen ambiente de trabajo son los tres factores de atracción más importantes;
•  Una estructura salarial transparente aumenta la productividad y la implicación;

El empresario no responde a los intereses de los demandantes de empleo

Para el 55 % de la población activa en los Países Bajos, un salario atractivo es una de las principales razones para elegir un empleador. Este factor de atracción encabeza la lista de factores más importantes desde hace ya bastante tiempo. A pesar de ello, parece que sigue existiendo una diferencia considerable entre lo que más interesa a los trabajadores y la información proporcionada por los empresarios en los textos de sus vacantes. Un estudio de Jobdigger nos muestra que de todas las vacantes que se publican, en la práctica solo el 26 % indica un salario. A pesar de que este porcentaje se ha ido incrementando, sobre todo en 2020, una gran parte d

Una tendencia positiva

Sin embargo, el porcentaje de vacantes en las que se menciona un salario ha aumentado en los últimos años. En 2019, el número de vacantes que indicaban un salario seguía siendo del 18 %. El hecho de que este porcentaje haya aumentado considerablemente en 2020 podría ser una consecuencia indirecta de la crisis del coronavirus, o podría deberse a la escasez de trabajadores en el mercado laboral y a la competencia asociada entre los empleadores. El recientemente implementado «Google for Jobs» y el ranking que este aplica también puede ser un incentivo para que los empleadores mencionen realmente el salario en las vacantes. Esto se debe a que la inclusión del salario es altamente valorada por la plataforma, y puede dar a un empleador una ventaja sobre los competidores que no lo hacen. Además, desde luego, incluir los salarios en las ofertas de empleo es también una forma de prestar atención a la tan debatida brecha salarial entre hombres y mujeres y de romper el tabú salarial.

Investigación sobre la transparencia salarial

Un estudio realizado por Glassdoor en 2015 también pone de manifiesto la importancia (y la creciente demanda) de la transparencia salarial. En los últimos años se ha visibilizado una tendencia al alza para pasar del denominado «secretismo tradicional en el trabajo» a una política salarial más transparente. Geert-Jan Waasdorp, director de Intelligence Group, también habla en su blog de la importancia de una estructura salarial igualitaria y transparente entre hombres y mujeres, y de sus efectos sobre las empleadas. También señala que la Comisión Europea ha propuesto medidas de transparencia salarial. Asimismo, esta transparencia también repercute en la búsqueda de un nuevo empleo. Los solicitantes de empleo sopesan los costes (el esfuerzo y el tiempo dedicado a la búsqueda de información) frente a los beneficios (conseguir un mejor trabajo o un mayor salario). Hacer más transparente esta información puede animar a más personas a buscar trabajo, puede reducir el periodo de desempleo de los trabajadores, y puede llevar a una mayor calidad de las ofertas de empleo. Además, la mayoría de los estudios nos muestran que, cuando las estructuras salariales son transparentes y predecibles, los trabajadores son más productivos y están más comprometidos.

Los diez factores de atracción más importantes

Como se ha mencionado anteriormente, un buen salario es uno de los factores de atracción más importantes para la mayoría de las personas. De hecho, el 55 % de la población activa en 2020 considera que un buen salario es un factor de atracción esencial. Los hombres parecen encontrar este factor mucho más importante que las mujeres. La mitad de las mujeres lo consideran un factor de atracción importante, mientras que entre los hombres esta cifra es del 60 %. Asimismo, cuando consideramos la categoría de edad y el nivel educativo, apreciamos un patrón bastante claro. A medida que aumenta la edad, disminuye la importancia de un buen salario como razón para elegir un nuevo empleo. Entre la población activa neerlandesa menor de 30 años, el 58 % considera que un buen salario es un factor de atracción destacado, mientras que entre los mayores de 50 años este porcentaje es del 51 %. Un desglose por nivel educativo también revela una diferencia muy clara. El 59 % de las personas con estudios secundarios considera que un buen salario es una razón importante para elegir un empleador, mientras que esta cifra es mucho menor para las personas con estudios universitarios (52 %).

Como muestra el cuadro siguiente, después del salario, también son relativamente importantes otros factores de atracción. El ambiente de trabajo, tener un contrato indefinido, el contenido del trabajo y el tiempo de desplazamiento están entre los cinco primeros, junto con el salario.

Los diez factores de atracción más importantes en 2020
1. Buen salario
2. Ambiente de trabajo
3. Contrato fijo
4. Contenido del trabajo
5. Cercanía a la vivienda/tiempo de desplazamiento aceptable
6. Trabajo interesante
7. Independencia en la función
8. Carga de trabajo aceptable
9. Variedad del trabajo
10. Buenas condiciones de trabajo complementarias/convenio colectivo

Fuente: Intelligence Group 2020

Nueva normativa europea

A pesar de que los principales factores de atracción de la mano de obra en los Países Bajos no han cambiado o han cambiado muy poco, cuando se desglosa este grupo se aprecian las diferencias. Se espera que continúe la tendencia positiva de la transparencia salarial, en parte debido a la escasez de trabajadores en el mercado laboral, la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres y, posiblemente, la competencia salarial entre empleadores. A ello contribuirá, sin duda, el hecho de que la Unión Europea haya presentado recientemente una propuesta para que hombres y mujeres reciban la misma remuneración por el mismo trabajo. En otras palabras, ¡esperemos que este sea un paso en la dirección correcta!